miércoles, 29 de julio de 2015

Ruth Lorenzo

Holaaa. Cómo os va el verano? Flipé cuando vi la sorprendente noticia de Ruth Lorenzo.

Ruth Lorenzo, a corazón abierto. La artista murciana, que representó a España en el festival de Eurovisión del año pasado, se sentó este fin de semana en el chester de Pepa Bueno para revelar datos de su vida personal que hasta ahora habían permanecido en secreto bajo llave. Una confesión, o una terapia como ella misma lo ha calificado, que dejó boquiabierta a la audiencia que semanalmente sigue el programa en Cuatro. Y todo porque Ruth Lorenzo se atrevió a contar detalles de su trayectoria vital que dejaban al descubierto una infancia complicada, una carrera musical llena de altibajos y un silencio que esconde un secreto aún mayor.
La cantante eurovisiva no dudó en admitir que padece desde los nueve años anorexia y bulimia. «Soy y estoy enferma. Es como el que es alcohólico o tiene una drogadicción, yo siempre voy a ser así. Tengo que ser muy consciente de los bajones que te dan, porque pasas altibajos y momentos de flaqueza», señaló la murciana, que marca el origen de su problema en la infancia. «Empecé a dejar de comer y cuando se empezó a notar, aprendí a vomitar. Te torturas un poco para no mostrar el dolor a los demás». Su familia no fue consciente de su problema hasta que ella se lo contó a un amigo y éste a su hermana.«Que nadie de mi entorno se diera cuenta de mi bulimia me hacía sentir sola y no contaba nada porque me daba vergüenza», ha dicho la artista, quien ha revelado también que da charlas motivacionales en los colegios para que otras niñas no caigan en esta enfermedad.
SU MADRE QUISO ABORTAR:

Sin embargo, los problemas con la comida no son los únicos a los que la pequeña Ruth tuvo que enfrentarse. La cantante también admite que no sabe nada de su padre porque él abandonó a su madre cuando ella estaba embarazada de ella. «Todo el mundo le decía que abortara porque ya tenía cuatro hijos. Cuando se fue a Francia a abortar de mí, dos misioneros mormones la abordaron y se bajó del tren. Se hizo mormona y se bautizó». Así fue como su familia murciana se hizo de esta religión, aunque ella ha seguido con poco atino sus doctrinas. «Mis creencias me han hecho alejarme del alcohol y de las drogas, aunque de los hombres ha sido imposible».
Tras mudarse a Estados Unidos con su familia «sin saber una palabra de inglés», la carrera musical de Ruth Lorenzo no despegó hasta que se presentó al casting del programa «X - Factor» en Reino Unido. En este show talent, se quedó a sólo un paso de la final. «Hasta un año y medio después del programa yo era muy conocida en el país. Un día entré en una tienda en Escocia y tuvieron que cerrarla de la gente que había y la policía vino a sacarme de allí». Después del programa le ofrecieron un contrato de un millón, el cual acabó devolviendo porque le querían convertir en un «juguete roto». «Que le den al dinero. No podía venderme, no era yo. Muchos de mis compañeros están ahora donde yo no quise estar: acabados», ha explicado, contando que todo esto le llevó a no tener dinero y acabar robando huevos en los supermercados mientras la gente le pedía autógrafos.

«Puedo decir que vivo de la música»


Tras perderlo todo en Reino Unido, volvió a su tierra y encontró en Eurovisión la oportunidad para darse a conocer en su propio país. Quedó decima con «Dancing in the rain», la última canción que compró a su anterior discográfica británica antes de romper el contrato. Hoy, se muestra orgullosa de que puede vivir de la música: «Vivir bien, para mí, es no tener deudas, poder darle caprichos a mi madre y poder seguir invirtiendo en mi negocio: la gira. Si quieres vivir en jet privados, limusinas y gastar dinero absurdamente pues no te va a llegar con la música. La música es un trabajo como cualquier otro», ha dicho la artista, a quien le gustaría vivir en una casa de madera en su Murcia natal.
En el torrente de confesiones de Ruth Lorenzo ante Pepa Bueno, hubo algo que parece quedarse todavía, de momento, en el cajón de los secretos. Cuando la periodista le preguntó qué le pasó a aquella niña de nueve años para que su vida quedara tan trastocada, la cantante sólo pudo responder con un largo silencio. No se atrevió la artista a verbalizar el suceso que cambió la vida de ese «patito feo», tal como ella se describe en una de las canciones del primer disco de su carrera. Un patito feo que sigue soñando con convertirse en cisne.

     


Fuente: ABC



2 comentarios:

  1. wow me he quedado sorprendida con todas estas cosas de Ruth no tenia ni idea…un saludo

    ResponderEliminar

¡Podeís comentar lo que queraís! Norma:
-Hablar con respeto y no insultar. Gracias... =)