lunes, 13 de junio de 2016

Vuelve la heroína

La heroína se consume y se mueve más por España. Las últimas operaciones policiales contra esta droga así lo muestran: solo en la última redada policial, a finales de abril, los agentes se incautaron de 56 kilos de esta sustancia ilegal en Galicia. El material, que procedía de Países Bajos, se requisó en Tui (Pontevedra) y su destino era el mercado gallego y portugués.

Pese a que para muchos hablar de heroína retrotrae a ‘la movida’, a las calles salpicadas de yonkis de las grandes ciudades en los 80 y los 90 y a muchos cantantes y famosos de la época enganchados a esta droga, los primeros años de la crisisvolvieron a despertar a la bestia. En 2008 hubo un repunte en el tráfico y el consumo de heroína, así como en las incautaciones llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad, que requisaron 548 kilos de esta sustancia.


Incautación heroína   



Pero parece que 2015 tampoco ha sido ‘mal año’, a la luz de los decomisos realizados. La Policía Nacional requisó 214 kilos de esta droga el año pasado y la Guardia Civil otros 118 kilos, según datos proporcionados por ambos cuerpos policiales a Estrella Digital. Y para este 2016, se espera que haya un incremento
Otras fuentes policiales confirman a pie de calle lo que muestran los datos oficiales:el menudeo de esta droga crece exponencialmente y no sólo en lugares apartados y marginales, sino en el centro de las grandes ciudades, en barrios como el populoso y multicultural Lavapiés de Madrid. Además, los consumidores no proceden de barrios marginales ni son inadaptados sociales, sino que aumenta el número de consumidores de clase media y, sobre todo, alta.
Aún así, en España la difusión del consumo de esta sustancia no ha aumentado tanto como en países como Estados Unidos, donde en lugares como Dayton las muertes por sobredosis de esta sustancia se cuadriplicaron entre 2002 y 2013. Además, su consumo en las personas entre 18 y 25 años se ha duplicado. 

¿Por qué vuelve a consumirse?
Los expertos en la lucha contra el tráfico de drogas asocian el repunte de consumo de heroína con la crisis. Así lo explican los agentes de la Sección II de la Brigada Central de Estupefacientes (BCE) de la Policía Nacional, que indican que se trata de una sustancia más barata que, por ejemplo, la cocaína. Aproximadamente, es un 30% más barata: si un gramo de cocaína puede rondar los 30 o 35 euros, el precio de la misma cantidad de heroína oscila entre 19 y 29 (aunque depende de la zona de venta y de la calidad).
Además, la heroína se suele vender en micras, por lo que el consumidor no necesita tener tanto dinero disponible para consumir una dosis. Según explican los expertos policiales de la BCE (integrada en la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado UDYCO), las características adictivas de esta sustancia hacen que sea necesario consumirla más veces.
¿Cómo llega a España?
Esta droga suele llegar en coches, en su mayor parte desde Países Bajos, como en la última operación. La droga, obtenida a partir del opio que se cultiva en Afganistán, llega por distintas vías a Turquía, desde allí viaja por los Balcanes y el centro de Europa hasta llegar a los Países Bajos, que ejerce el papel de país “distribuidor” a nivel europeo.

Habitualmente, la heroína llega en los coches en mochilas y maletas difícilmente rastreables, aunque la policía ha detectado que también entran ciertas cantidades por avión, dentro del Espacio Schengen. También ha habido casos de traslados de la droga desde Nigeria, aunque, insisten, la mayor parte llega por vía terrestre.

Parte de la droga incautada por la Policía Nacional en Tui (Pontevedra) a finales de abril. | POLICIA NACIONAL   


¿Cómo llega hasta el consumidor final?
El mercado español de la heroína está controlado por turcos, que se ocupan de traer la droga, y por españoles, muchos de ellos de etnia gitana, que son los que lo distribuyen hasta que llega al consumidor, según datos de las operaciones antidroga llevadas a cabo por la Policía Nacional.
Hay diferencias por territorio. En zonas como Galicia son narcotraficantes gallegos los que se ocupan de la distribución, mientras que en Cataluña hay una gran presencia de paquistaníes que se ocupan de prácticamente todo el proceso: desde la gestión para traer la mercancía hasta el ‘menudeo’ en las calles.

Fuente:estrelladigital


viernes, 10 de junio de 2016

WhatsApp Gold NO CAIGAS!!!

Quizá le ha llegado por redes sociales o incluso por algún conocido las bondades de WhatsApp Gold, una supuesta aplicación que mejora las opciones actuales del servicio de mensajería instantánea. Falso. No lo instale, es una estafa.

Aunque WhatsApp Gold comenzó a volverse viral en 2014, sufre ciclos de popularidad en el que buena parte de los usuarios pica y resultan estafados. Con lo que conviene extremar las precauciones y desconfiar de cualquier software que no sea el WhatsApp oficial.


Hay dos formas de actuar de WhatsApp Gold. Una promete al usuario una serie de funciones exclusivas para la mensajería (nuevos fondos o más emojis), eso sí, para obtenerlas habrá que darse de alta con un número de teléfono antes de descargar la supuesta aplicación. Este número de teléfono en realidad podrá ser usado por ciberdelincuentes para suscribirle a servicios de SMS premium o enviarle publicidad y la supuesta app nunca se instalará.

La Policía avisaba en 2014 que WhatsApp Gold "puede llegar a costarle al usuario unos 36 euros al mes. Supuestamente, los ingenuos que piquen pueden darse de baja a través de un mensaje de texto o llamando a un número de atención al cliente, pero es posible que esta tarea se convierta en una tarea harto complicada".
Por otro lado, hay otra versión que realmente instala una app en el teléfono del usuario y que termina infectándolo y recabando todo tipo de información del smartphone del usuario. Ante ésta última, en el caso de haber picado, la Policía recomienda eliminar la app, pasar el antivirus y cambiar todas las contraseñas.
        
Ya saben,mucho cuidado.



sábado, 4 de junio de 2016

Homeopatía

La homeopatía pierde terreno. La Universidad de Barcelona ha anunciado que eliminará de su oferta académica el máster de homeopatía por la “falta de base científica”, por lo que dejará de impartir un postgrado que ha estado presente desde 2004. La medida se ha tomado después de que la dirección del centro académico recibiera un “informe oral” en contra de la homeopatía por parte de su propia facultad de Medicina.

La noticia ha sido recibida con plena felicidad por parte de los estudiantes de Medicina. “Estamos en contra de que las instituciones científicas, sobre todo las universitarias, auspicien y promocionen estas terapias de forma activa”, apunta Víctor Expósito, presidente del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) a Redacción Médica. En este sentido, insiste en que “creemos que es necesario concienciar a los estudiantes de la no demostrada eficiencia de la homeopatía y evitar que con su uso se pueda perjudicar a los pacientes o se contradiga a los principios deontológicos”.


En este sentido, los estudiantes aprovechan para dar un paso más y exigen que “sean eliminados de los Colegios de Médicos todas aquellas secciones colegiales que vayan contra la evidencia científica”. Además, pide que “no se avalen actos de charlatanismo carentes de base científica y que prometen a los enfermos su curación a través de unos procedimientos ilusorios o insuficientemente probados”.

Desde el CEEM aclaran que no están en contra de las terapias alternativas o punteras, pero consideran que no es el caso de la homeopatía, donde “existe una serie de estudios que demuestran su ineficiencia, teniendo un efecto igual al placebo”.


El presidente de la Sociedad Española de Medicina Homeopatía (SEMH), Alberto Sacristán, se ha mostrado contrariado ante la noticia, ya que, según explica a este diario, “sí existe evidencia científica” de que la disciplina funciona. Aunque confiesa que “hay problemas de acreditación”, le parece que se trata de una medida “injustificada”.

“Tendremos que volver a valorar la posibilidad de hablar con el Ministerio”, ha señalado Sacristán, que matiza que dentro del órgano ministerial “hay mucha gente en contra de la homeopatía”. En este sentido, precisa que “desconozco qué les mueve; sobre todo si se tiene en cuenta que de otros medicamentos que no está demostrado que funcionen, como las estatinas, no dicen nada”, ha añadido.